lunes, 28 de marzo de 2022

LA RELIGIÓN DE A BORDO

 

                                                          (CUENTO)


Ocurrió coincidencialmente que un mismo barco se subieron cuatro representantes de distintas religiones, cada uno muy respetado en su respectiva comunidad, e inevitablemente se presentó la ocasión en que sus ideas espirituales se encontraron. Enfrascados en una discusión teológica cada uno hacía gala de sus vastos conocimientos en dicho campo, la radicalidad de sus disimiles puntos de vista hacía que para los espectadores de tal debate fuese complicado el discernir lo correcto de lo impropio, la única constante en los cuatro puntos de vista era la plena convicción que cada cual tenía en su filosofía. Así pues, cada quien aseveraba que sus ideas constituían el mejor camino para llegar al cielo, contrario a la errada ruta seguida por los otros.

 

Se encontraban concentrados en la disputa cuando de repente se dio una voz de alarma, el barco se hundía y todos debían dirigirse a los botes salvavidas. Los cuatro hombres dejaron a un lado su alegato y se dispusieron a ayudar a los demás. Mujeres desesperadas llevaban en brazos a sus hijos, cada persona hacía lo posible por alcanzar un puesto en los botes, mientras los cuatro hombres unían fuerzas para salvar a sus semejantes sin importar el credo.

 

Lamentablemente los botes no alcanzaron para salvar a todo el mundo a bordo, pero el numero de las muertes fue mucho menor de los esperado gracias a los cuatro héroes, a quienes mientras el barco desaparecía en los abismos del océano se les vio orando abrazados.

18 comentarios:

  1. Me encantó este cuento querido Iván, el mensaje tal como lo entendí es súper sabio y perfecto, no importa que no pensemos igual todos, lo importante es unir fuerzas en momentos que se necesite el trabajo en equipo!!!!Grandioso escritor

    ResponderEliminar
  2. Querido Iván! Es un gusto leerte de nuevo... han sido días difíciles en un hospital, donde mi única distracción ha sido la lectura.
    Y ahí vas! De nuevo tú robando mi atención... siento que tu cuento da un mensaje que hemos perdido como seres humanos... me encantó! Gracias por el agradable momento. Y confieso que me gustaría leerte más seguido.
    Desde este lugar con poca gracia, una abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Pau, honestamente también me encantaría poder escribirles más a menudo, pero las responsabilidades del día a día me demandan permitiendo poco tiempo a la escritura del blog, no obstante, ten por seguro que aquí voy a estar cada que pueda ofreciendoles algo.

      Eliminar
  3. Excelente como siempre @ivanmarinsoyyo 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

    ResponderEliminar
  4. Un cuento muy acorde a las necesidades actuales de este mundo... Pensar mas en el otro que en nosotros mismos... Pero lastimosamente vivimos en un mundo donde primero yo, segundo yo, tercero yo y si sobra pa mi... Felicitaciones... Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  5. Cómo siempre es un placer leer tus creaciones

    ResponderEliminar
  6. Te acuerdas en el 2020?, el Papa Francisco se reunió con diferentes líderes religiosos y científicos para ponerse de acuerdo sobre el cambio climático.
    Tu filosofía en éste cuento,me hizo acordarme de ésto.
    En ciertos momentos, el ser humano todavía es capaz de unirse sin etiquetas.
    Saludos Iván, como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhhh no recordaba eso, pero tal cuál, es el trasfondo que intento abordar con este cuento.

      Eliminar
  7. ¡Waaauuu! Hasta ahora me entero que tienes blog @ivanmarinsoyyo .

    Buen cuento, muy oportuno para todos los momentos que vivimos; somos distintos en todo como individuos, pero la compasión y solidaridad siempre debe unirnos para mejorar lo malo que pase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa, pues te doy la bienvenida a mi blog, ojalá lo explores y encuentres cositas que te gusten.

      Eliminar
  8. Iván que agradable lectura, definitivamente esto es lo que necesitamos en este momento unirnos por un bien común,

    ResponderEliminar
  9. Querido Iván siempre es un placer leerte, este cuento considero que aplica a tantos campos de la vida tanto a nivel personal como colectivo, porque las diferencias que existen entre todos son lo valioso para crear soluciones más completas en la familia, el trabajo, con los amigos, en las ciudades y países, cuando cada uno hala para su propio lado pierde una oportunidad de crecimiento personal, gracias por hacerme feliz con tus escritos, abrazos y bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mafe, me alegra mucho que el cuento haya sido de tu agrado. Espero poder ofrecerles mucho más.

      Eliminar
  10. Sin las diferencias, este mundo sería aburrido, lo malo es cuando esas diferencias hace que las personas entren en conflicto hasta muchas veces mortales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las diferencias son necesarias, lo incensario es permitir que dichas diferencias nos separen.

      Eliminar

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: