jueves, 23 de septiembre de 2021

EL ZANCUDO

                                                                  (CUENTO)


Exhausto, luego de un largo día en el trabajo, solo pensaba en acostarse y descansar, quería dormir como nunca antes lo había hecho y disfrutarlo como si estuviese prohibido hacerlo. Si una jornada de trabajo parecía durar treinta horas, se encargaría de que ocurriera lo mismo con las horas del sueño. Bebió algo, se lavó los dientes, vistió su pijama y se dirigió a la cama. No hubo terminado de poner la cabeza sobre la almohada cuando sus ojos comenzaron a cerrarse sosegados por las suaves caricias de Morfeo, pero un instante luego sus oídos fueron incomodados por un ruido molesto, era el zumbido intenso de un zancudo.
 
Al principio intentó ignorar al intruso, pero al cabo de un momento el zumbido se hizo insoportable, su primera reacción fue la de agitar las manos pretendiendo alejarlo, pero el ingenuo intento no dio resultado. Procedió entonces a dar unas cuantas palmadas al azar para ver si podía aplastarlo, pero por la forma en que se intensificó el zumbido podría decirse que el insecto interpretó la treta como un aplauso para adularlo.
 
El hombre se cubrió el rostro con la almohada, pero al ser incapaz de respirar no se mantuvo así por más de treinta segundos. Lo intentó con las cobijas, pero transcurridos quince minutos se hizo insoportable el calor debajo de ellas. Desesperado con la situación decidió ponerse en pie y prender la luz, buscó al insecto por toda la habitación, pero fue incapaz de dar con el bribón, asumió que se había marchado y contento con ese pensamiento se dirigió de nuevo hacía su lecho.
 
Estaba a punto de sumergirse nuevamente en el océano de los sueños cuando lo incomodó el inconfundible sonido con que se manifestaba su enemigo, poseído por la furia encendió una vez más la luz, pero en ésta ocasión lo hizo para golpear las paredes con un trapo, estaba decidido a sacar al malhechor insomne de cualquier rincón, su maniobra desesperada rindió frutos pues de repente vio al nocturno visitante volando a escasos centímetros de su brazo, le arremetió con su arma improvisada con tan mala fortuna que lo único que obtuvo fue presenciar la extinción de la luz mientras se rompía el bombillo que lo alumbraba.
 
Unos minutos luego terminaba de recoger los vidrios esparcidos por el piso. Al bombillo caído en batalla le reemplazó con el que retiró del baño, y cuando su cuarto se iluminó de nuevo se dispuso a dar por terminado el conflicto con aquel merodeador malsano. Trajo su veneno en aerosol y comenzó a rociarlo por toda la habitación, pero con el aire enviciado debió cerrar la puerta y retirarse a dormir en la sala. Recogido en el sofá y mientras aguardaba a que esta vez nada interrumpiera el descanso que tanto necesitaba, sonreía con la ironía que le dictaba un pensamiento muy cierto, “a veces permitimos que una pequeñez nos robe el sueño”.
 

7 comentarios:

  1. Bonito cuento. Se lo leeré a mi hijo, de vez en cuando. En la pubertad ven mosquitos por todos lados. Saludos Ivan, sigue escribiendo así.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, así son nuestros chicos!! Me alegra mucho seguir teniéndote aquí como una visitante frecuente de este blog, personas como tú que están pendientes de mis escritos me motivan a seguir escribiendo. :)

    ResponderEliminar
  3. Wow que final tan inesperado, que envidia esa facilidad de crear historias

    ResponderEliminar
  4. Dejamos que los malos momentos se queden en nuestra cabeza en vez de olvidar perdonar y tratar de tener un real de descanso y sentir paz... Iván gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola Iván, una historia que en algún momento todos hemos vivido con una excelente reflexión, que nada perturbe nuestro sueño, bendiciones.

    ResponderEliminar
  6. Hay sagrado rostro estaba atrasada en la lectura, pero ya me puse al día, me encantó el cuento y aún más el cierre que le diste durante toda la vida desde que empezamos a tener uso de razón, se presentan muchos "zancudos" que nos tienden a robar el sueño y la tranquilidad, y eso suele ser porque les damos más importancia y con ello el poder de molestarnos de cualquier forma.
    Abrazos y bendiciones para ti y tu hermosa familia 🤗🥰

    ResponderEliminar

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: