martes, 26 de mayo de 2020

NO ENTENDÍA


                                                           (CUENTO)


 
A pesar de su inmenso conocimiento sobre las cosas, no entendía por qué. A pesar de toda la fe depositada en él, no conseguía una respuesta. La incertidumbre lo aquejaba, la naturaleza humana desconcierta.
Se hallaba allí, olvidado entre sombras a pesar de ser quien era. No entendía por qué, se sentía como la tela que la araña abandonó algún día. Repasaba una a una sus ultimas acciones, incluidas sus debidas omisiones. Se preguntaba si había hecho algo mal, ¿pero en qué podría haberse equivocado? Se consideraba a sí mismo un buen amigo, de esos que saben escuchar, e incluso en ocasiones, hacer favores, favores tan especiales que los beneficiarios de ellos los consideraban como milagros.
No entendía, y era aún mayor su desasosiego al también ignorar por qué antes de ser relegado a un rincón oscuro le infringieron el dolor de quemar sus pies, con horror los vio quemarse cual si fuera mártir resistiéndose al tirano.
No entendía por qué ella obró de tal manera. Él, esa figura de San Judas Tadeo no lo entiende, ignora el que a ella nadie le enseñó que, las velas se prenden, no tan cerca que queme santo ni tan lejos que no lo alumbre.

5 comentarios:

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: