viernes, 8 de abril de 2011

LA BABY ABUELA

                                       (HUMOR)


La noticia es muy concreta: Una mujer tuvo un nieto a los 23 años, lo cual la hace ser, la abuela más joven del mundo. Se trata de Rifca Stanescu, una gitana rumana que a los 12 años dio a luz a María, quien a su vez quedó embarazada a los 11 años, convirtiendo así a su madre en la abuela con menos primaveras del mundo. Reflexionemos pues al respecto.


Primero que todo, es obvio que si doña Rifca fue madre a los 12 años, no tuvo autoridad moral para regañar a su hija por hacer lo propio. A menos que le dijera algo como. “¡¿María, esto qué significa? ¿Embarazada a los 11 años? Niña sinvergüenza, ¿No podían reprimir sus hormonas? En mi época una mujer esperaba hasta los 12 para encargar chino!”


Por otra parte, me asalta poderosamente una inquietud: ¡¿A los niños gitanos es que no les compran juguetes?! A los 11 años yo me sonrojaba solamente con leer Condorito y ver a Yayita en bikini. Pero a los gitanitos por supuesto esto los tiene sin cuidado, ellos se toman literal aquello de jugar al papá y la mamá. Deben tener esa malicia más desarrollada que Poncho Renteria. Me los imagino en la guardería, sentados en la arenera y morboseando a la profesora: “Huy, mira, la teacher aguanta su loncherazo”. ¿O que hacen los papás gitanos cuando descubren a dos infantes teniendo relaciones?: “Ayyy, mira, qué ternura, tu hija y mi niño están en pleno coito”.


Las piñatas gitanas deben hacer parecer mojigatas las populares chiquitecas colombianas. Revientan una piñata y salen a volar condones, pruebas caseras de embarazo, pepas de viagra. Todo esto amenizado por los simpáticos pornopayasos “Cuquita y Parolín”. Con chistes como: “Ehhhhh, ¿los niñitos saben qué le dijo un árbol a otro árboooool?.... Apostemos a ver a quién se le para primero el pájaro”.


Por ahí dicen que la ventaja de ser padre a temprana edad es que se entenderá muy bien con los hijos pues no es grande el abismo generacional. Esto es muy cierto, pero innegablemente también debe suscitar otro tipo de enfrentamientos, por ejemplo nuestras protagonistas. Me imagino a la Rifca gritándole a María: “¡Oiga, ¿qué le pasa? Esa Barbie es mía. Cómprese la suya. Madure!” A lo que la hija responderá: “¿Ahhh sí? ¿Cómo usted ayer se puso mi pijama de Kung fu Panda y no le dije nada?”


Pongámonos además en los zapatos del pobre esposo de Rifca, padre de María. Si separar dos viejas agarradas ya es difícil, imagínense lidiar con un par de culicagadas pelietas. A ese pobre le toca es llamar a la suegra. “¡Doña Martha, castigue a las niñas que se están portando mal!”. El otro en una situación compleja es el nieto, con la abuela toda juvenil y agraciada. Cómo irá a sufrir cuando todos sus amiguitos empiecen a decirle: “juguemos a los cuentos infantiles, yo soy el lobo feroz y me como a su abuelita”. También se me antoja curiosa la situación en el colegio. La profesora desesperada: “Necesitamos hablar con la mamá de una niña de Cuarto B, hágame el favor y me la llama, estudia en Noveno C”.


Lo triste de esta historia, es que por la sociedad en que vivimos, en poco tiempo dejará de ser considerada algo particular y lejano, a decir verdad, creo que ya nos es común y muy cercana. Ha de ser que el mundo piensa: si los niños son dueños de la ternura, la inocencia y la bondad, ¿quién mejor que ellos para ser padres?

8 comentarios:

  1. Exelente Como Siempre

    ResponderEliminar
  2. uy ivan, de verdad que es cierto lo que dice, en realidad ya no es un tabu, y suena raro, pero asi esta este mundo de loco....... "abuela a los 23", mmmmmmmm da tristeza, pero a la vez que se puede esperar de esta sociedad, en la que lo que mas vende es mostrar en la television jovencitos teniendo relaciones y pelenado dizque porque nos estan educando, si claro; me imagino que lo mismo piensan cuando ven el reporte del rating super alto "como queremos nuestro pais, que les enseñamos los problemas que hay en el" pobrecitos tan inocentes.... ellos jamaz piensan en volverse cada vez mas ricos a causa de nuestra ignorancia... 200 años y seguimos siendo "la patria boba"

    ResponderEliminar
  3. Hombre, no estas equivocado en la conclusion. Y el chiste de los arboles, excelente. Felicitaciones. Sigues siendo #1

    ResponderEliminar
  4. Sobre el desastre que a mi juicio implica ese afán irracional de gentecita como esta, tengo mi propia opinión basada en un ejercicio de matemáticas que puede verse demasiado extenso y "ñoño" para comentarlo aquí. Cuando lo tenga pulido y publicado le cuento. Me odiarán, eso es seguro, pero vivo acostumbrado. En resumen: no puedo decir que la gitana tiene huevo. Lo tuvo hace rato, ya se le creció.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno como siempre! Y totalmente de acuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  6. La verdad que es hilarante. Felicidades por el blog Ivan.(tigre albino)

    ResponderEliminar
  7. Ha... que bueno es recordar esos sabadínes de Orgipiñata.......

    ResponderEliminar
  8. A pesar del comentario franco y un poco jocoso de nuestro amigo Ivan Marin, es muy concreto lo que se habla en esta nota, los niños son para cuidarlos y protegerlos, guiarlos y mantener el equilibrio, no dejar que su vida fluya de la manera mas absurda y equivocada del mundo... léanlo y así verán de que les hablo, y lo peor es que esta situación no es tan lejana de la situación colombiana...¿que pasa padres? nos queda claro que nos quedó grande educar a nuestros hijos en la parte de sexualidad y responsabilidad...Los que tenemos esa responsabilidad moral para hacerlo, hagámoslo, es mejor ponernos colorados un ratico y no pálidos el resto de la vida...

    ResponderEliminar

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: