lunes, 11 de octubre de 2010

CRITICAS PORNOCINÉFILAS

                                        (HUMOR)


Hoy, día en que escribo este artículo, nos encontramos a 10 de octubre del 2010. Una fecha más para la mayoría de nosotros, caso contrario de lo representado para algunos perspicaces observadores, quienes notaron que la fecha representaba el 10 - 10 -10, y que de su escritura en números romanos, obtenemos: XXX; de allí que decidieron llamar a este: “El Día mundial del Porno”. Vean que después de todo la numerología sí sirve de algo.

Motivado entonces por esta inspiradora fecha, me puse a reflexionar sobre la relevancia que ha tenido en mí la industria del porno: si no fuera por ella, el único par de tetas que habría visto durante mi adolescencia sería el de la estatuilla de los Premios India Catalina; si no fuera por el porno, seguiría creyendo que sexo oral es cuando los adultos nos hablan de sexo; si no fuera por el porno, mis únicos sueños húmedos serían aquellos en los que me convierto en un delfín; mejor dicho, si no fuera por el porno, lo único triple X que conocería es la película de Vin Diesel.

Ante tan larga deuda con esta industria, me dio pena admitir que era mucho lo desconocía de la misma, y me di a la tarea de aprender más acerca de ella. Con esa idea en mente me puse a investigar y encontré que en España hay un muy respetado crítico de películas porno, pero cuando digo crítico, me refiero a uno de verdad, de los que analizan la planimetría, la fotografía, el guión y las interpretaciones, algo así como leer a Ricardo Silva, pero despotricando de gente empelota. Su nombre, Paco Gisbert. Pueden visitar su página y comprobarán el profesionalismo de este señor.

Tras escuchar al señor Gisbert hablar con tanta propiedad acerca de la calidad en las realizaciones pornográficas, me vi tentando a incursionar en este terreno de la escritura, pues me considero un avezado espectador de todos aquellos largometrajes destinados a mostrar cómo a otros se les paga por hacer lo que uno de mil amores haría gratis. Por eso hoy, en el día mundial del porno, les comparto mis primeras críticas profesionales a los mejores lanzamientos triple X de la temporada:

Este precioso film, “Ninfomanías de la abuela”, revive la importancia que para contar historias tiene la habilidad oral.

La maravillosa película, “Posesión Febril”, maneja un exquisito y vanguardista concepto del sexo más allá de dos cuerpos entregados al placer de uno tercero.

En esta sexta entrega de la saga, “la Guerra de las Guarras”, nos encontramos con una Cicciolina en la mejor interpretación de su carrera, como la sufrida cabaretera del Calígula Vegas.

“Amor a bordo de un Renault 12”, revolucionará la industria con sus efectos especiales para las escenas de coitos verticales.

El director de “Tentación Uterina”, con ésta, su opera prima, hará que la critica se venga en elogios.

Sería muy merecido el premio para “Orgía en el balneario”, y su protagonista. De seguro todos los miembros de la academia se lo querrán dar.

Esta fina pieza cinematográfica, “Zorritas en calor”, constituye una conmovedora fábula que nos invita a reflexionar sobre la banalidad del fetichismo.

La película, “Las mil y una noches de Lulú y sus primas”, nos trae a la memoria otros grandes clásicos como “La Tía sodomita”, o “Por habértelo dado”.

“Mi puerta de atrás es tuya”, representa un homenaje a lo clásico, y demuestra a los contradictores, que la doble penetración jamás será un recurso caído en desuso.

La actriz, Tiffany Pussy, con su desempeño en “Analmente Indiscriminada”, se constituye como la felatriz revelación del año, en especial para sus padres, a quienes les acaban de revelar la profesión de su hija.

Decepciona de sobre manera el último episodio de la trilogía “Adolescencia arrecha”, su guión es pobre, y recurre con descaro al ya desgastado gag de la eyaculación facial inadvertida.

El tres veces candidatizado al premio Erecto de Oro, Robert Cock, con su actuación en la dramática “Fóllame antes de partir”, demuestra que no es tan sólo un pene más de la industria.

“Indiana Joan y las cazadoras del falo perdido”, demuestra que no se necesitan exagerados presupuestos, basta con tener en el reparto a varios miembros muy profesionales.

Hay que ver la forma en que Lola Vergara reparte amor a diestra y siniestra, aplicando la técnica actoral de Stanislavski, lo más justo sería otorgarle el premio a la mejor actriz de reparto.

“Blanca nieves y los siete enanos sátiros”, es una verdadera obra de arte desde su concepción visual, pero notamos un poco sobre actuado al enano número cuatro en la escena de la cocina.

1 comentario:

  1. mi niño me gustó micho tu publicación, no sabía que también escribes, ya mismo te recomiendo con mis amigos

    ResponderEliminar

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: