martes, 25 de mayo de 2010

LINDSAY, EL ULTIMO Y NOS VAMOS

                                       (HUMOR)


Si tomamos al azar a algunas niñas y les preguntamos por Lindsay Lohan, seguramente dirán: “Ay, sí. Es la protagonista de unas películas divinas de Disney”. Si preguntamos por la misma chica a los barmans de algunos clubes nocturnos, seguramente dirán: “Ay, sí. Es la vieja esa que la otra vez se bebió hasta el agua del florero”. Pues bien. Lindsay Lohan es ambas cosas. Hablamos de una famosa actriz y cantante norteamericana (lo de cantante no es chiste mío, es chiste de ella), famosa por ser la mujer que en algún momento de su vida dijo: “Paris Hilton, ¿te crees muy rumbera? A un lado que aquí voy yo”.
Pues bien, esta estrella hollywoodense, tiene un pequeño problema con el trago. Al parecer, no me consta, ha ingerido tanto alcohol que ya tiene desinfectadas las heridas que se haga en la próxima década. Cuentan quienes la han visto, que es capaz de preparar un coctel a base de: whiskey, ron, aguardiente, vodka, coñac, y atérrense, ¡¡tequimón!! Dada esta situación, la niña fue invitada a formar parte a un grupo de rehabilitación, pero por su enorme fama, no puede ser una alcohólica anónima, sino una borracha súper reconocida.
Ocurrió entonces lo inevitable. Un buen día fue sorprendida manejando bajo los efectos del alcohol. El agente que la detuvo dedujo su ebriedad al verla conducir a 100 kmh, con el vidrio abajo, y trasbocando hasta lo que desayunaría al otro día. Acto seguido le pidió hacer el 4, ella entendió mal la orden, poniendo en una bochornosa situación al policía, quien debió solicitarle que volviera a ponerse de pie. Luego le pidió que caminara en línea recta, ella no lo consiguió, pero alegó que su incapacidad no estribaba en el poco dominio de sus funciones motoras, sino en su pésimo desempeño durante las clases de algebra en el colegio, lo que jamás le permitió desarrollar habilidad con las rectas. Finalmente, el policía optó por pedirle que le soplara un ojo… esta es la hora en que 5 oftalmólogos no han podido concluir qué hacer para salvar el ojo el heroico agente.
El resultado fue que un Tribunal le ordenó a Lindsay asistir a un curso de 13 clases obligatorias de educación de alcohol. Orden que ella obedeció sagradamente hasta la decima lección, después, sencillamente, capó clase, obligando a la corte a enviarle una citación para ponerle sobre aviso: o estudia, o pa´ la guandoca.
Motivado entonces por ese fuerte instinto de investigación que me caracteriza, me di a la tarea de averiguar qué enseñan en un curso de educación de alcohol, y he aquí su interesante pensum académico:


- Inducción al trago, “¿Cómo adulterarlo sin ser pillado?”
- Lección uno, “Yo no estoy borracho, estoy prendido”.
- Lección dos, “¿Cómo descorchar una botella sin descalabrar a nadie?”
- Lección química, “¿Cuándo el pasante agarra más que el trago?”
- Taller practico femenino, “Cómo vomitar sin untarse el pelo”.
- Taller practico masculino, “¿Cómo abrazar el inodoro sin que los labios toquen la porcelana”.
- Modulo teórico, “Peligros del chirrinchi añejo”.
- Lección de refuerzo: “¿Por qué el vino produce una risita pendeja y el ron una carcajada bullosa?”
- Seminario, “La importancia de saber pegarse una jala”, dictado por el doctor Faustino Asprilla.
- Taller de auto conservación, “¿A dónde remar cuando se moja la canoa?”
- Conversatorio entre amigos, “Yo a usted lo quiero mucho”.
- Debate, “Correcto uso del idioma, ¿unas polas o unas agrias?”
- Maestría, “El tufo, ese peligroso delator”.
- Magister avanzado, “el guayabo como arma de destrucción masiva”.

4 comentarios:

  1. China bergaja esta bebiendose la plata, yo con la vaca de unas polas de esta china armo un imperio empresarial! ah vida berraca! la palabra mas corta y mas concreta que puede describir a esta berrionda china es ON (siempre esta prendida)

    ResponderEliminar
  2. jajajaja..."ya tiene desinfectadas las heridas que se haga en la próxima década".... jajaja
    "y atérrense, ¡¡tequimón!!" jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Ni riesgo de acercármele a esa vieja, con ese revuelto de tragos capaz de que hasta me ve "chusco" y empieza a actuar como Britney con el guardacu... espaldas. Uno aprende a lidiar con el olor a pescado, pero el sabor a vómito se lo cedo a otro más cal... valiente.

    ResponderEliminar
  4. Me imagino que quisiste decir: TALLER de autosuperacion. Excelente, me divierto mucho con tus escritos.

    ResponderEliminar

Aunque el cliente no siempre tiene la razón, por favor opine: